Aguafuertes cariocas – Roberto Arlt

Aguafuertes cariocas de Roberto Arlt. Editorial AH.

Aguafuertes cariocas reune los textos que nuestro querido Roberto escribió durante 1930 en su estadía de dos meses en Río de Janeiro. Además fueron sus primeras crónicas fuera de Argentina, las pioneras de lo que serían las notas de viaje que escribiría más tarde, a lo largo de su vida.

Para la época de este viaje, Artl ya era un escritor conocido, y publicaba diariamente en el diario El Mundo las aguafuertes que describían situaciones y personajes característicos de la ciudad de Buenos Aires. Su viaje a Río de Janeiro, sería la primera vez que Roberto saliera de Argentina.

Con el estilo característico de Arlt, las aguafuertes comienzan así: “Me rajo, queridos lectores. Me rajo del diario… mejor dicho, de Buenos Aires. Me rajo para el Uruguay, para Brasil, para las Guyanas, para Colombia, me rajo…”

Entre títulos como “Río de Janeiro en día Domingo”, “Costumbres cariocas” o “La belleza de Río de Janeiro”, Arlt escribe sobre lo que ve y lo que siente, y entonces describe el Pan de Azúcar como “… la punta de una granada gigantesca, medio clavada en la tierra.” y sobre la subida en el funicular Bondinho: “Usted ha creído que sentiría vaya a saber qué emociones, y no siente nada.” porque claro, el viaje tarda unos pocos minutos.

El funicular Bondinho del Pan de Azúcar.

Sin embargo, una vez arriba describe con su pluma adiestrada lo que a casi todos nos sucede al contemplar Rio desde las alturas de los morros: “… y ahora comprendo lo que es Rio de Janeiro. Una ciudad fabricada en los valles que dejan los montes entre sí.”

Vistas de Rio desde el Pan e Azúcar.

No todo es color de rosa para Roberto, en varios fragmentos lo ataca la nostalgia de su ciudad natal, del Buenos Aires del que se acuerda a todas horas. Pero ello no le impide registrar extraordinariamente su paso por a cidade maravilhosa.

Si están por visitar Rio, estas crónicas de viaje son una buena introducción, aunque de otra época, para entrar en clima carioca.

Dejar un comentario