En nuestro viaje a Puerto Madryn en Noviembre de 2019 (mi anteúltimo viaje pre-covid), destinamos un día a conocer el pueblo de Gaiman. Decidimos realizar el paseo por nuestra cuenta, ya que las agencias de viajes suelen incluirla en excursiones al valle inferior del rio Chubut, visitando otros varios lugares, y destinando a Gaiman menos tiempo del que queríamos estar. 

La colonia galesa de Gaiman se encuentra a unos 80km de la ciudad de Puerto Madryn, y es fácilmente accesible en vehículo propio o en excursión organizada. Para quienes se muevan en transporte público, también se puede llegar en micros, conectando en la ciudad de Trelew.

 

¿CÓMO LLEGAR?

EN AUTO. Saliendo de Puerto Madryn por la RN3 hacia el sur se debe llegar hasta la rotonda de entrada a Trelew, donde habrá que empalmar con la RN25 (Autovía Trelew-Gaiman). Luego de 18km., en la rotonda de entrada a Gaiman se toma la segunda salida hacia la calle Sarmiento que nos llevará hasta el centro del pueblo.

 

EN TRANSPORTE PÚBLICO. En nuestro viaje elegimos viajar por cuenta propia. Teniendo en cuenta que el pueblo es chico y que las casas de té atienden recién a partir de las 14 hs., salimos alrededor de las 11hs desde la terminal de micros de Puerto Madryn. La empresa que realiza el recorrido es la línea 28 de Julio. El viaje se realiza en dos etapas; primero de Madryn a Trelew en un viaje que dura aproximadamente 65 minutos, y luego el tramo de Trelew a Gaiman con una duración de menos de media hora. En la estación de ómnibus de Trelew tuvimos una espera de algunos minutos, lo que nos permitió  dar una vuelta rápida por la antigua estación de trenes de la ciudad.

 

 

Antes de las 13 hs. estábamos bajando del micro en la plaza central de Gaiman, un día de semana a la hora de la siesta, lo cual puede resultar algo desolador, pero muy cerca de allí se encuentra la oficina de turismo (calle Belgrano 574), abierta de 08hs. a 20hs., dónde nos facilitaron un mapa y nos contaron brevemente todo lo que era posible visitar en los alrededores. 

 

 

¿QUÉ VISITAMOS?

 

– Túnel del F.C.C.C. –

Es un túnel realmente muy oscuro por donde pasaban las vías del antiguo ferrocarril. Fue construido en 1914 y cuenta en su interior con infografías que cuentan en forma cronológica el inicio, desarrollo y clausura del Ferrocarril Central Chubut.

 

Vías el antiguo ferrocarril F.C.C.C

 

– Punto Panorámico de Gaiman –

Junto a la oficina de turismo parte un sendero de unos 250 metros que arriba a un mirador desde donde se tienen unas buenas vistas del pueblo y el valle donde se encuentra situado.

 

– Museo Histórico Reginonal –

Funciona en lo que era la antigua estación del ferrocarril. Fue construida en 1908, el año en que se extendieron las vías desde Trelew a Gaiman. Se encuentra abierto de 15 a 20 hs. y dentro se pueden encontrar objetos antiguos. Además, su fachada es un buen spot para tomar fotografías.

 

– Calle Michael D. Jones –

Es una de las calles más pintorescas del pueblo, donde se conserva buena parte del patrimonio arquitectónico de Gaiman,

 

– Antiguo Correo –

En Michael D. Jones 395, se encuentra esta edificación simple pero muy linda, donde antiguamente funcionaba el correo. Hoy es una vivienda particular, pero conserva su aspecto exterior original.

 

 

– Primera Casa –

Fue construida en 1874 por David D. Roberts, quien junto a su familia son considerados los primeros habitantes del pueblo. Actualmente, funciona como museo, ambientada con muebles y enseres de la época. Según google, funciona de 9 a 19 hs., pero la tarde en que pasamos se encontraba cerrada.

 

 

– Colegio Camwy –

Inició sus actividades en 1906 y es considerado el primer colegio post primario de la Patagonia. Su nombre “Camwy” es un vocablo galés que significa sinuoso y era utilizado para denominar al Río Chubut. Las clases también se dictan en gales.

 

 

– Biblioteca Berwyn –

En un edificio con fachada de ladrillos a la vista funciona esta biblioteca popular que fue fundada el 30 de Julio de 1939 y en la actualidad organiza o participa de diversas actividades como la Feria del Libro Provincial.

 

 

– Rio Chubut –

Caminando en paralelo al rio, que a estas alturas no es muy ancho, llegamos hasta el puente colgante para peatones donde aprovechamos para sacar algunas fotografías.

 

 

– Capilla Bethel –

Ya del otro lado del río, caminamos algunos metros hasta donde se encuentra la Capilla Vieja y la Capilla Bethel. La primera fue construida en 1884 por una Congregación Protestante Independiente. En el mismo predio, pero en 1913 se construyó la segunda, las más grande del valle que posee rasgos neogóticos. Desde los inicios de las actividades de la congregación de “Behtel”, y por espacio de 36 años, su pastor fue John Caerenig Evans, cuya familia es considerada la segunda en poblar Gaiman.

 

– Plaza Julio A. Roca –

Es la plaza central del pueblo, a cuyo alrededor se encuentran los principales edificios: la municipalidad, el banco de Chubut, el correo, la biblioteca y varios comercios. Claramente, es un punto de encuentro local, como casi todas las plazas de pueblo, y allí tiene su parada el micro que llega y parte hacia Trelew.

 


 

Además de ver todos estos lugares, vale la pena observar las construcciones de las casas, los negocios. Después de la caminata, y ya bastante hambrientos, elegimos la casa de té donde recargar energías. Íbamos sabiendo que las cuatro existentes son:

 

– Ty Te Caerdydd –

Quizás sea la más famosa por ser la que visitó Lady Dy en 1995. Sin embargo, según lo que nos contó un local, quienes manejan el lugar no son de familia galesa, aunque sí preparan las recetas tradicionales y el servicio es similar al que sirven todas las casas de té. Suele ser la más visitada por los contingentes, aunque se encuentra un poco más alejada del centro, a unos dos kilómetros que se pueden hacer en un viaje en taxi desde la plaza Julio A. Roca, si no se tiene ganas de caminar. El dato cuenta que muchos negocios, incluidas las otras casas de té cerraron sus puertas en forma de protesta ante la visita de la princesa Diana, porque si bien era “La princesa de Gales”, en realidad no era galesa, y esa es una historia de rencores de larga data en aquel país.

SEGÚN EL DIARIO EL CHUBUT LA CASA DE TÉ CERRÓ SUS PUERTAS EN FORMA PERMANENTE DEBIDO A LA PANDEMIA COVID19 Y ES IMPROBABLE QUE SE VUELVA A ABRIR.

 

– Casa de té Gaiman –

Se encuentra en Av. Yrigoyen 738, es una de las tradicionales casas donde el té es servido sobre mesas de manteles blancos, manteniendo viva la tradición galesa.

 

– Gwesty Plas y Coed –

En M.D.Jones 123 , justo frente a la plaza se ubica esta pintoresca hostería y casa de té, con un bello jardín delantero. Se autoproclaman como la casa más tradicional de Gaiman.

 

– Ty Gwyn –

Ubicada en la calle 9 de Julio 111, es la que escogimos para degustar nuestro propio té. Es atendida por una familia de origen gales y funciona desde 1974.

Fuimos los primeros clientes de la tarde, quizás apurados por el hambre que nos había dado la caminata por el pueblo, sin embargo una vez ordenado el servicio no demoró en llegar. Hay que tener presente que esta casa de té no tiene carta ni menú. La opción única del servicio de té tiene un costo de $800 pesos (precio a Noviembre de 2019) y tuvimos la opción de ordenar un té completo y una infusión aparte lo cuál nos costó $950.- pesos. También se pueden pedir bebidas frías, pero no se puede modificar los ingredientes del servicio de té ni pedir nada aparte.

Mientras nosotros dábamos cuenta de todos los platos en la mesa, fueron llegando otras personas en grupos más o menos numerosos. El servicio incluía: tarta de frambuesa, tarta de crema y pasas, torta negra galesa, crocante de manzana, tarta de dulce de membrillo, tarta de chocolate y banana, tarta de crema y dulce de leche, scons, pan blanco con manteca, pan negro con manteca, sandwichs de miga de queso y té negro.

 

 

DEBIDO A LA SITUACIÓN ACTUAL, LAS CASAS DE TÉ SE ENCUENTRAN ATENDIENDO EN HORARIOS REDUCIDOS, POR LO TANTO CONVIENE CONSULTAR ANTES DE IR. EN CUANTO A LA CARTA, HAN AGREGADO DIFERENTES OPCIONES Y PROMOCIONES PARA QUIEN NO DESEE EL SERVICIO COMPLETO ASÍ QUE AHORA PUEDEN OPTAR POR UNA INFUSIÓN Y ALGUNA OPCIÓN DEL MENÚ.

 

Más tarde, con las panzas llenas y los corazones contentos, no solo por la comida, sino también por haber conocido un lugar más de Argentina, volvimos a la plaza Roca a tomar el micro que nos devolvería primero a Trelew, y luego a Madryn, donde llegamos antes de las 21 hs.

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: