Libros de viajes

Librería Feltrinelli de Roma
Librería Feltrinelli de Roma.

Tal vez sea una buena idea comenzar este artículo con la siguiente pregunta: ¿Por qué leer un libro de viajes? Bueno, se me ocurren algunas cuantas respuestas, pero probablemente la más acertada para un blog de viajes sería esta: leer libros de viajes antes o después de realizar uno, es una excelente manera de completar la experiencia viajera.  

Otra pregunta que quizás se presente es ¿Qué es un libro de viajes? Y aquí ya no se me ocurre una única respuesta posible. Para ello pensé una lista, irreprochablemente subjetiva y personalísima de los libros de viajes que se pueden encontrar por ahí, si se tiene la intención de revolver un poco… 

1) LIBROS DE NARRATIVA DE VIAJES 

Tal vez sean los libros más clásicos de viajes, en los que alguien, en carácter de escritor, cronista, periodista, o simple viajero, acude a un lugar, camina por las calles, habla con la gente, observa cómo se vive, quizás realice alguna entrevista, incursiona en la gastronomía, visita lugares de interés, y luego vuelve y se sienta a escribir para contar todo lo que vio. 

Hay algo que escribió en su libro “Zona de Obras” la escritora, editora y periodista argentina Leila Guerriero, que repiensa lo dicho de la siguiente manera: 

“Se viaja. Se viaja para ver las pirámides de Egipto. Para pasar diez días todo incluido en un resort del Caribe. Para comer, para ver aves y hongos, animales. Para tomar vinos y fotos de la naturaleza. Para bucear, para contemplar la tierra desde la luna. Se viaja para conocer las rutas del jamón y las góndolas venecianas, y los mejores museos y las peores catedrales. Se viaja para implementar algunos -o todos- los ritos del turista: diez días siete noches catorce países de Europa; veinte jornadas flotando en un crucero. Se viaja para decir yo estuve ahí, yo vi, yo sé, yo fui, yo caminé, yo pise la calle que pisaron todos. Y también están los viajes de los que no hacen ninguna de todas esas cosas -los viajes de los viajeros-; Y LOS VIAJES INÚTILES: LOS VIAJES DE LOS QUE VIAJAN PARA CONTAR.” 

A esta gran categoría de narrativa de viajes, la dividiría, personalmente, en dos subcategorías, a saber: 

1.1) Libros de viajes de autores clásicos

Corazón de Ulises, de Javier Reverte

Hay escritores que se han pasado la vida escribiendo sobre viajes, y tienen tantos libros escritos como dedos de las manos, y algunos también de los pies. Nombro como ejemplo a dos: Paul Theroux y Javier Reverte. No hace falta más que googlear sus nombres para descubrir un mundo entero 

Hay otros libros, cuyos autores no escriben exclusivamente de viajes, pero algunos de sus libros han quedado en la cultura viajera, como por ejemplo “En Siberia” y otros tantos libros de viajes de Colin Thubron, “Tristes trópicos” de Claude Lévi-Strauss, “Una habitación con vistas” de E. M. Forster o el monumental “Paseos por Roma” de Stendhal. 

Algunos de estos escritores, como Theroux o Reverte, son contemporáneo y todavía escriben, de vez en cuando. Otros ya están mirando las margaritas desde abajo, pero sus obras han quedado en los estantes de las bibliotecas viajeras.

1.2) Libros de viajes de autores contemporáneos 

Si bien lo contemporáneo no excluye a lo clásico, la idea era dividir un poco entre autores más o menos cercanos . Algunos libros, como los de Hebe Uhart (“Visto y oído”, “Viajera crónica”, “De la Patagonia a México”) podrían ya ser considerados clásicos, aunque Hebe es una contemporánea, que lamentablemente falleció hace muy poco tiempo.

Cuanto hablo de autores contemporáneos, me refiero a tipos y tipas que quizás te puedas cruzar un día en el metro o, por qué no, en algún viaje; alguien a quien aún estás a tiempo de que te firme un ejemplar de su libro, o de que haga una charla en tu ciudad, o que se presente en la feria del libro. 

De entre todos ellos, hay algunos más renombrados, o directamente célebres, como Martín Caparrós (“El Interior”, “Larga Distancia”), Leila Guerriero (“Viajes con suspense”) o Enric González (“Historias de Nueva York”, “Historias de Roma”, “Hitorias de Londres”). 

Otros son escritorres menos publicados, o que lo hacen en editoriales independientes, pero sin dudas son conocidos en el mundillo de los viajes y los bloggers de viajes, como Aniko Villalba (“Síndrome de París”, “Diario de viaje”), Juan Pablo Villarino (“Vagabundeando en el eje del mal”), y una de mis favoritas, cronista de viajes para la Revista Lugares y autora de “El mejor trabajo del mundo”, Carolin Reymúndez. 

2) LIBROS DE VIAJES DE ESCRITORES O PERSONAJES FAMOSOS 

Estos libros son mis favoritos, y cada uno que sumo a mi biblioteca es como un tesoro descubierto. ¿Qué dijo García Márquez cuando viajó a la Europa socialista de la década del `50? ¿Qué escribió Sábato en su diario cuando viajo a España a recibir un premio? ¿Qué le pareció la recién construida ciudad de Brasilia a Bioy Casares? ¿Qué escribía Borges cuando viajaba?

Como lectora, y fanática de los viajes, me flipa leer lo que otros escribieron cuando viajaron, antes que yo, y muchas veces termino descubriendo un autor por sus crónicas de viajes.. 

Dejo una pequeñísima lista de algunos de los libros de mi biblioteca: 

“Shakespeare nunca lo hizo” de Charles Bukowski 

“Sin un peso en París y en Londres” de George Orwell 

“Diarios de Moscú” de Walter Benjamin 

“Viajes de un chef” de Anthony Bourdain 

“Viajes y homenajes” de Maria Elena Walsh 

“Nicaragua tan violentamente dulce” de Julio Cortázar

3) LIBROS DE VIAJES DE FICCIÓN 

Son, en mayor medida, novelas que si bien no cuentan un viaje real, sirven de igual manera para nuestro propósito viajero. Se entiende que el autor tuvo que haber visitado el lugar para inspirarse u obtener información. Algunos ejemplos son: “El cielo protector” de Paul Bowles o “Budapest” de Chico Buarque. 

En estos libros, en el fondo se habla de otras cosas, además del hecho de viajar, pero no dejan de ser una buena opción para tener un primer acercamiento a un lugar y además, claro, disfrutar de una buena novela. 

4) LIBROS SOBRE CIUDADES O PAISES 

Hay libros que sirven para describir lugares y cuyas palabras, escritas por alguien que piso dicho suelo antes que nosotros, a veces nos sirven de inspiración, y a veces pueden provocar otro tipo de sentimientos. 

Hay algunos libros escritos en honor a una ciudad o país, cuyos autores nacieron y vivieron allí, sufrieron enamoramientos atroces, a veces eran foráneos que llegaron y ya nunca más pudieron irse. Son ejemplos imponderables de mi biblioteca los siguientes libros: “Bahia de todos los santos” de Jorge Amado que describe minuciosamente la ciudad de Salvador de Bahia; “Lisboa, lo que el turista debe ver” un librito encantador de Fernando Pessoa; o “Viaje a Portugal” de José Saramago, lleno de detalles de todos los rincones del país. 

Otros libros son de ficción, pero no por eso dejan de ser menos acertados. Una novela como la mega archi conocida “Rayuela” de Júlio Cortázar, describen la esencia del París como pocos otros libros.

Entre todas estas posibilidades, será cuestión de que cada lector y cada viajero busque y encuentre lo que cumpla más adecuadamente con sus expectativas. A veces con uno de estos libros, podremos descubrir una ciudad, y a veces descubriremos un escritor.

Puede, el lector, comenzar con la lectura de alguno de los libros reseñados, con total subjetividad, en la sección de LIBROS DE VIAJES.

Dejar un comentario