Los autonautas de la cosmopista – Julio Cortázar

La trama del libro transcurre durante un viaje que Julio y Carol, su última esposa, realizan en el epílogo de sus vidas a lo largo de la carretera que une las ciudades de París y Marsella, en una combi Volswagen roja bautizada “Fafner”.

Fuente: Los Autonautas de la Cosmopista

La peculiaridad de la historia es que el viaje, que en circunstancias normales demora menos de cuatro horas, ellos lo realizan en treinta días con sus noches.

Y es que en realidad se trata de una viaje hacia adentro, de introspección, de amor y de una búsqueda del auténtico dolce far niente. Adicionalmente, los auto-denominados expedicionarios se plantean la meta de visitar (con estricta disciplina) todos los paradores de la carretera, a razón de dos por día; y por parador entendemos: un playón de estacionamiento con instalaciones sanitarias y una tienda de aprovisionamiento o mini super. En los casos más afortunados, dicho parador los sorprenderá con un bosque donde poder hacer un pic-nic, o con un restaurante, o incluso un motel.

Fuente: Los Autonautas de la Cosmopista

 

Lo sublime del relato, las ironías y los guiños de los autores se despliegan a lo largo de las páginas, desde los primeros preparativos, las descripciones de las aventuras cotidianas y algunas visitas de carácter logístico de amigos de este tándem de escritores que buscan, al fin y al cabo, vivir un poco la vida, amarse el uno al otro y, entretanto, escribir un libro que es, a la vez, una crónica de viaje y una declaración mutua de amor.

Fuente: Los Autonautas de la Cosmopista

Dejar un comentario