“Hemingway, un amigo que siempre estuvo antes en los lugares que vale la pena conocer.”

Horacio de Dios. –

Abrir las páginas de este libro es transportarse a esos cafés legendarios, a esa modesta buhardilla de escritor y a las callejuelas de París.

Fuete: Google

Como en los libros de Cortázar, si el lector no conoce aún la ciudad de la luz, no es capaz de ubicarse totalmente en el mapa, mientras ellos mencionan como si tal cosa el nombre de una rue, de un pont o un café, pero saben trasladarnos a esa atmósfera parisina, y yo misma puedo imaginarme caminando por los puestos de libros de la rivera del Sena o tomando un café en el Closerie des Lilas.

Por casualidad, antes de leer el libro había visto Medianoche en París, lo que me dejó la idea de que la lectura sería muy bien acompañada por la banda de sonido de la película de Allen.

Una escena de Medianoche en París, de Wolly Allen.

Entre párrafo y párrafo, Hem describe sus anécdotas de juventud, cuando él y su primera mujer Hadley eran muy pobres y muy felices. Y también nos cuenta un poco de sus primeros tiempos como escritor, y de los artistas y personajes de aquella época, la llamada generación perdida, entre los que se encuentran Scott Fitzgerald y su inestable mujer Zelda, Gertrude Stein y el poeta Ezra Pound, entre otros. Recomiendo leer este libro antes o después de visitar la ciudad de París; enriquecerá la experiencia ampliamente.

“Si tienes la suerte de haber vivido en París cuando jóven, luego París te acompañará vayas donde vayas, todo el resto de tu vida.”

Ernest Hemingway. –

Fuente: Google

3 thoughts on “París era una fiesta – Ernest Hemingway

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: