Desde mucho tiempo antes de conocer París, ya tenía una estrella dorada en el mapa de google que me recordaba la ubicación de la librería Shakespeare and Company. No es la original, aquella que Sylvia Beach tuviera por tantos años en el 12 de la rue de l´Odeón. Ésta es una contemporánea a nuestros tiempos cuyo primer propietario -George Whitman- ha fallecido, y que al momento se encuentra al mando de su hija, una tal Sylvia Whitman. ¿Coincidencia? Claro que no.

 

 

George Whitman abrió las puertas de su librería, como se la puede conocer hoy, en 1951 con el nombre “Le Mistral”. Luego, en Abril de 1964 la rebautizó con el nombre actual en ocasión del 400º aniversario del dramaturgo inglés y en honor de su librera admirada: Sylvia Beach, con cuyo nombre también bautizó a su única hija, quien desde el año 2006 maneja la tienda introduciendo varias innovaciones (festivales literarios, concursos para escritores no publicados, y eventos literarios semanales) pero manteniendo el mismo brío.

Con su tienda, Whitman replicó el espíritu de la librería original que se caracterizaba por ser centro de la vida literaria de los expatriados en París y por su puerta han cruzado muchos escritores, desde Júlio Cortázar hasta Anaïs Nin o William Burroughs. Esta camaradería se refleja en la filosofía y lema de Shakespeare and Company: “Be not inhospitable to strangers lest they be angels in disguise.” (Algo así como “No seáis inhospitalarios con los extraños, podrían tratarse de ángeles camuflados”.) Desde sus primeros días, Shackespeare and Co. ha alojado a escritores, artista e intelectuales que son invitados a dormir allí, entre estanterías y pilas de libros, a cambio de: leer un libro al día, ayudar en el negocio por unas horas y escribir una autobiografía de una página. Miles de éstas autobiogrfías se conservan como archivo y evidencia de generaciones de escritores, viajeros y soñadores.

 

 

Debo decir que me atrapan las librerías. Cada vez que voy a una paso mucho tiempo dentro. A veces, cuando tengo prisa, debo evitarlas, para no llegar tarde. Para mi, no existe el “cinco minutos” cuando se entra en una tienda de libros: siempre, por regla general, me quedo largos ratos mirando todas las estanterías, los clásicos, las novedades, las cubiertas, los índices y las contraportadas. Y claro, si logro salir de allí sin comprar nada, por lo menos me llevo una lista de varios títulos para agregar a los que me gustaría leer.

El día que finalmente conocí Shakespeare and Co., venía cruzando el Sena por el pequeño Pont au Double, y buscando con la mirada la vi entre la gente que esperaba en la puerta para entrar. Las típicas letras, algo parecidas al Times New Roman, sobre la fachada verde, me resultaron inconfundibles, como si hubiera estado allí mil veces antes. Quise disfrutar el momento antes de entrar: me quedé curioseando los libros de segunda mano que se venden en la calle.

Shakespeare and Co. ha sido históricamente, una librería anglosajona en el corazón de París. Debo admitir que los libros en inglés no son de mis preferidos, y son los que más me cuesta interpretar. En todo caso, igual me venía bien practicar, así que me elegí un ejemplar de la historia de la librería contada por la mismísima Sylvia Beach, que resultó ser muy interesante.

 

 

En el interior de la librería no está permitido tomar fotografías, lo cual es una verdadera lástima. Con los tiempos pandémicos que corren han debido suspender sus diferentes actividades y solo abren en modo “click and collect”, es decir, para retirar pedidos comprados por la web, donde han publicado que se encuentran atravesando un momento duro, como todo el mundo y apelan a la colaboración de sus clientes para que compren libros, gift cards, tote bags o se suscriban a su distribución de libros.

En otoño de 2015 abrieron el café de Shakespeare and Co. justo junto a la tienda, con vistas a Notre Dame: una gran opción para completar la visita a esta librería que ningún lector que pase por la margen izquierda del Sena debería perderse.

 

 

📍Shakespeare and Company

37 rue de la Bûcherie, 75005 Paris, France

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: