Visitar el estadio Maracanã de Rio de Janeiro

En honor a la verdad: no me gusta el fútbol. Nada, ni un poco. No  miro partidos, no soy de ningún equipo y voy por la vida sin interesarme por la suerte de la selección camino al mundial. Se preguntará el lector, entonces, por qué fui a visitar el Maracanã.