Ushuaia: Almacén de Ramos Generales

Fachada sobre la Av. Maipú.

Afuera hace tanto frío que al entrar el calor y los aromas del mediodía te reciben como un abrazo de bienvenida.

En una mesa, una turista del crucero de origen francés que está anclado unos metros mar adentro toma una sopa de calabaza que me tienta. Esta sola y tiene pocas horas porque el barco zarpa mañana, según nos dijeron.

Crucero francés en el muelle de Ushuaia

Nos sentamos en la mesa junto a ella. Mis ojos no pueden dejar de absorber imágenes: todo está en un perfecto desorden cuidadosamente acomodado. Le saco una foto a una botella gigante de Fernet que llama mi atención.

Pasarán unos minutos para que todas las mesas se completen y se forme una fila en la puerta. Mientras tanto, miro lo que se ofrece en el sector de panificados y me digo que antes de irnos de Ushuaia tengo que volver a este lugar a merendar.

Llega la sopa que está muy rica, y el mozo es un encanto. Voy haciendo la crítica personal del lugar y me doy cuenta que no tengo nada malo para decir. Definitivamente tengo que volver antes de irme a Bs. As.

Sopa de calabaza.

Después de un rato, terminamos de comer pero no nos queremos ir: afuera sigue muy frio. Charlamos, sacamos fotos y nos preguntamos si nos gustaría vivir en Ushuaia. Termino de tomar el té y no nos quedará otra opción que retirarnos, por el bien de la gente que está esperando afuera.

Al día siguiente vuelvo por la merienda que me había auto-prometido. No me defrauda. El almacén quedará para siempre en mi memoria.

Nadia.

Merienda para dos.

El almacén de Ramos Generales lo pueden encontrar acá:

Dejar un comentario