De viaje por Europa del este – Gabriel García Márquez

 

Gabo era un escritor, sí. Pero principalmente era un periodista. De raza, de oficio. Cualquiera que haya leído sus memorias (“Vivir para contarla”, Editorial Sudamericana) puede dar fe de ello. Y esta joyita editada en 2015 en Argentina es una muestra cabal de lo que digo.

La portada del libro aclara “Premio Nobel de Literatura”, pero yo pienso que debería decir “premio nobel de la vida”, porque que bien me cae García Márquez!

Con crónicas con títulos como “La cortina de hierro es un palo pintado de rojo y blanco” o “Para una checa las medias de nylon son una joya”, Gabo da testimonio de su recorrido por la Europa socialista en el año 1957 a bordo de un Renault 4, con toda su formidable literatura periodística a cuestas y una buena dosis de ironía. Y a lo largo de las páginas, se camuflan dos visiones: la del socialista que camina las calles de aquellas ciudades, tratando de conocer, de hablar con la gente y de entender como viven; y la del periodista y escritor honesto con sus principios, sincero cuando tiene que decir que “los trabajadores viven amontonados en un cuarto y sólo tiene derecho a comprar dos vestidos al año, mientras engordan con la satisfacción de saber que un proyectil soviético ha llegado a la luna.”

Sin dudas, las ciudades de Berlín, de Varsovia o de Praga distan hoy de parecerse a lo que García Márquez vio  aquellos días con sus propios ojos, pero le sirve al viajero para complementar su visita con otras perspectivas, y una pizca de historia.

 

El pasaporte del Gabo.

Dejar un comentario