Puerto Madryn y alrededores, Chubut, Patagonia argentina. Un lugar que cada año recibe cientos, miles de visitantes, y no solo turistas: científicos, guardafaunas, biólogos marinos, médicos veterinarios, investigadores, fanáticos de la naturaleza, curiosos varios. Y si bien es cierto que la ballena franca austral es la reina indiscutida entre los meses de julio y diciembre, también en esos meses, y todo el resto del año, hay un mundo entero de habitantes permanentes, y otros temporales, que se dejan visitar por los humanos. Así que si te tomás las vacaciones fuera de la temporada de ballenas o tenés ganas de hacer playa en el verano de Puerto Madryn, hay además un montón de amigos por hacer.

Lobitos y elefantes marinos, guanacos, hasta una araña parada en mitad de la carretera. Un peludo, un halcón peregrino, choques, lagartijas y un montón de pingüinos. La cantidad de bichos que conocí en las costas de Chubut me dejaron con la boca abierta, el corazón contento.

A continuación, una humilde guía de cuándo y dónde ver a estos magníficos. Porque las tierras africanas tendrán sus cinco grandes, pero la costa patagónica no se queda atrás:

Pingüinos (de septiembre a abril)

Caminar entre pingüinos es una de las cosas más geniales que pude hacer en Puerto Madryn. Se pueden visitar en las Áreas Nacionales Protegidas de Punta Tombo y Península Valdés, incluyendo la Estancia El Pedral en Punta Ninfas y la Estancia San Lorenzo.

Orcas (de septiembre a abril)

Se la conoce como el delfín más grande del mundo. Si bien es posible verlas sorpresivamente en cualquier lugar de la Península, lo más probable es encontrarlas en Punta Norte y Caleta Valdés. Se sabe que algunas familas de orcas de la Península Valdés han desarrollado una estrategia de varamiento intencional en las costas para alimentarse de presas desprevenidas, como cachorros de lobos o elefantes marinos. Esto es algo que solo pude ver en video, y aún así es impactante.

Lobos Marinos (todo el año)

Los lobos marinos son habitantes de calendario completo por estos pagos. Se los puede ver en Punta Pirámides a 5km de Puerto Pirámides, en el ANP de Punta Loma donde se puede vivir la experiencia de bucear junto a ellos, y en Península Valdés donde se pueden encontrar grandes concentraciones en Punta Norte.

Elefantes Marinos (de agosto a marzo)

Los elefantes marinos son unos bichos majestuosos, bastante olorosos si están cambiando el pelo, muy torpes en tierra firme pero sumamente hábiles en alta mar. Se agrupan en harenes para la actividad reproductiva, nacimientos y cópulas. Se los puede encontrar en mayor número en la playa de Punta Delgada y Caleta Valdés, en Península Valdés y en Punta Ninfas. Tuve la gran experiencia de interactuar con elefantes marinos en la Playa Isla Escondida, un lugar algo inhóspito al sur de Trelew al cual llegamos de la mano de una agencia de viajes y fue otro de los platos fuertes del viaje.

Delfín patagónico (todo el año)

Desde Puerto Rawson se puede salir embarcado para el avistaje de estos delfines también conocidos como tonina overa, que tienen la característica de ser negros y blancos.

Delfines oscuros (de diciembre a abril)

Durante los meses de verano se tiene la oportunidad de avistar esta especie de delfines desde embarcaciones que zarpan de la ciudad de Puerto Madryn y así poder observarlos en su hábitat natural.

Fauna terrestre (todo el año)

Guanacos, maras, piches (familiares del peludo), zorritos grises, cuises y zorrinos son algunos de los vecinos que tienen los big five de Puerto Madryn. Es indispensable andar con los sentidos alerta cuando se transita la carretera de Península Valdés ya que cualquiera de ellos puede aparecer por ahí, incluso en medio del asfalto.

Aves (todo el año)

Cerca de la costa del Istmo Carlos Ameghino, que une la Península Valdés con el continente, hay algo así como un santuario de aves conocido como la Isla de los Pájaros. En realidad, se trata de un tómbolo: una porción de meseta que en la baja mar queda unida al continente, lo cual ocurre cada doce horas. Ésta es un área reproductiva de diversas especies de aves como cormoranes, garzas, patos, gaviota cocinera y algunas especies que jamás habia esuchado nombrar, como roqueros, biguas y ostreros. Genial, no? El ingreso a la isla se encuentra protegido, por razones evidentes, pero se puede disfrutar la vista desde el mirador que se encuentra en la costa que cuenta, además, con servicio de guardafauna.

Y si con todo esto no te convenciste tenés la yapa del avistaje de ballenas, una experiencia de una vez en la vida, o dos o tres, que conté en este post.

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: